22 Festival: Un sello de calidad y variedad

Posted by Webmaster on 1 Ee julio Ee 2009 a las 9:00

Durante el mes de Junio el Auditorio Ciudad de León, el Museo Etnográfico de Mansilla de las Mulas y la Casa de Cultura de Valencia de Don Juan, han acogido la celebración de la vigésimo segunda edición del Festival de Música Española, que ha comprendido diez conciertos y la exposición “Manuel de Falla y París”, coorganizada por la Fundación Archivo Manuel de Falla de Granada y la Asociación Musical Orquesta Ibérica, con la que pudimos acercarnos a la figura del músico español más internacional que ha dado el siglo XX.


El adelanto de fechas del Festival, para hacerlo coincidir con las fiestas de San Juan y San Pedro, y de ubicación de los conciertos, ha resultado positivo, manteniéndose un público fiel, que ha ido “in crescendo” en los últimos días, y duplicándose el número de abonados con respecto a la edición anterior. Precisamente la realización de los conciertos en el Auditorio ha propiciado una calidad inmejorable tanto en la interpretación como en la audición de los mismos. Así, se han evitado los sobresaltos que, bien por circunstancias climatológicas adversas o bien por ruidos externos, acompañaban en demasiadas ocasiones los espectáculos en el Patio del Palacio de los Guzmanes y obligaba a la organización a cambiar de escenario a última hora.


El Festival de Música Española ha mostrado el sello de calidad y variedad que lo caracteriza en todos sus conciertos, a pesar del importante recorte presupuestario sufrido este año, rindiendo homenaje al pianista y compositor español Isaac Albéniz, con motivo del centenario de su fallecimiento. Así durante el Festival hemos podido escuchar su Rapsodia Española para piano y orquesta en la versión de uno de los mejores pianistas españoles del momento: el canario Iván Martín, acompañado por la Orquesta Sinfónica de Castilla y León dirigida por Alejandro Posada. Además, la expresiva y hermosa voz de la soprano Mª Eugenia Boix y el guitarrista Jacinto Sánchez, nos sedujeron con la música que Albéniz compuso sobre varias Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer y los Poemas de la Marquesa de Bolaños. Este dúo también presentó la música de Albéniz junto a la de otros músicos de su época, interpretando las populares canciones españolas antiguas armonizadas por Federico García Lorca y varias tonadillas de Granados.


Pero el homenaje a Albéniz fue más allá, ya que el Festival realizó un encargo al prestigioso compositor español residente en Estados Unidos, Leonardo Balada, de una obra para violoncello y orquesta de cuerda inspirada en la popular suite Iberia del homenajeado, para ser estrenada durante el Festival. El gran maestro Balada no defraudó y presentó una magistral lección de composición con sus Caprichos nº 5-Homenaje a Isaac Albéniz, que fue estrenada con éxito en el concierto de clausura por el magnífico y virtuoso cellista Aldo Mata y la Orquesta Ibérica, bajo la excelente batuta de José Luis Temes, Premio Nacional de Música en 2008.


Otra obra que se estrenó durante el Festival fue la ganadora del Concurso deComposición “Evaristo Fernández Blanco” que organiza el propio Festival, y que en esta cuarta edición recayó en La Porte de l’Enfer para orquesta sinfónica del granadino Alejandro Gómez, inspirada en el célebre grupo escultural de Rodin.


La divulgación en el ámbito internacional de la música de los compositores leoneses es uno de los principales objetivos del Festival. Por ello, el prestigioso Novalis Quartett de Munich y la Orquesta Ibérica nos deleitaron con sus versiones del Cuarteto Cromático y de la Pequeña Suite de Evaristo Fernández Blanco. La Ibérica también nos presentó en el concierto de clausura las melancólicas Canciones para orquesta de cuerda de Ángel Barja.

 

La magia de la danza unida a la música en directo volvió a ser protagonista del espectáculo inaugural. En esta ocasión fue la bailarina Mayte Bajo y su compañía quienes hicieron un recorrido por la danza española, la escuela bolera, folklore, estilización y flamenco, acompañados del piano, la guitarra, la flauta, la percusión y el cante.

 

La música iberoamericana tuvo una presencia muy significativa en esta edición del Festival, con los conciertos del veterano cuarteto de guitarras EntreQuatre, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León y el Ensemble de Percusión de la Joven Orquesta de Euskadi, que ocupó en esta ocasión la Tribuna de Jóvenes Intérpretes del Festival, bajo la dirección de Javier Alonso Sota.

 

La música contemporánea nos vino servida por otro Premio Nacional de Música en la modalidad de Composición: el guitarrista y compositor David del Puerto,que junto al acordeonista Ángel Luis Castaño, presentó un original programa con obras actuales del leonés José Mª García Laborda, el hispano-cubano Flores Chaviano y el propio David del Puerto. Además, Ángel Luis Castaño estrenó “Sad” en versión de acordeón de la madrileña con raíces leonesas Consuelo Díez y nos transportó al otro lado del Atlántico, interpretando magistralmente al bandoneón varios tangos del argentino Piazzolla.


Categorías: Ninguna


Los comentarios están desactivados.